FANDOM


Protohistoria

El cautiverio

Famét, el falso saktenio

La tradición karálica señala que, hacia 1,400 antes de nuestra Era, el pueblo sasovék vivía en las sombras debido a la opresión de los saktenios (una cultura que posiblemente se ubicaba en lo que hoy sería el río Rin); los sasovék eran tachados de “monstruos” por los saktenios (debido a su brillo nocturno), que los obligaron a permanecer en cautiverio mientras padecían la mal servidumbre, el mal trabajo y la prostitución.

En 1438 a.C. nació Famét, hijo de Okló, de Anásin, y Bákia, de Zépto, que, tras la masacre de los jinetes negros (en la que murieron sus padres) fue encontrado llorando por una noble saktenia; compadeciéndose de la criatura, lo ocultó 8 meses, y, llegado el momento, lo presentó ante la sociedad como su hijo; la noble se llamaba Himen-á. Himen-á se vio obligada a medicar a Famét, para evitar que se notara la principal característica sasovék: el brillar durante las noches. Famét creció tranquilamente en compañía de sus 7 hermanos: Kijé, Sat, Dranefti, Terák, Biler, Opem.

A pesar de la protección que le brindaba Himen-á, Famét se sentía extraño entre los saktenios; ellos parecían desarrollarse más rápido que él, sobre todo durante la adolescencia, puesto que aun cuando tenía 15 años, parecía apenas tener diez: esto alertó a su madre, que se vio obligada a mover sus influencias para casar a su hija mayor, Dranefti, con el joven rey saktenio, Bakal IV, tres años menor que él, con tal de conseguir protección en la corte real.

Durante el festival de primavera de 1416 a.C., el rey Bakal ofreció a Famét una sasovek para fines sexuales; él, que tenía 22 años y aún era virgen, aceptó el regalo de su cuñado.

En medio del “acto”, los ojos de Famét comenzaron a brillar, al igual que su cuerpo; su espíritu se llenó de miedo. Debido a esto, el muchacho salió corriendo hacia el jardín principal, donde estaba Himen-á; aún tenía los ojos brillando, por lo que intento cubrirse lo más que pudo para evitar dar sospechas a los guardias o a los demás invitados del rey.

Famét consiguió dar con Himen-á, su madre adoptiva; ambos abandonaron cautelosamente el palacio, y se dirigieron sigilosamente hacia su residencia en el sur de la ciudad; ya estando ahí, ella le dijo la verdad: su pasado sasovék, la medicación, y el por qué él era tan diferente al resto de los saktenios. Famét decidió no reprocharle nada, puesto que aún la consideraba como su madre, y aceptó guardar el secreto: sin embargo, a partir de ese momento, empezó a sentir una enorme culpa, al saber que él era libre, mientras su gente permanecía subyugada.

Bakal y Famét se hicieron muy buenos amigos; Bakal dotó a Famét de propiedades en las orillas del Gran Río y de una escolta personal, mientras que Famét le servía al rey de administrador de finanzas.

Llegado el otoño de 1417 a.C., y después de una extenuante campaña militar, Bakal ordenó que se realizara el festival de la cosecha, en el que invitó a varios nobles saktenios, incluida Himen-á y Famét; para conmemorar la victoria, el rey ordenó que 40 sasovek fuesen obligados a bailar y actuar como bufones, mientras otros 20 eran azotados por insubordinación y otros 30 eran obligados a comer en el piso.

Famét fue invitado por el rey a pasar a azotar a un niño sasovek, para que demostrara a toda la nobleza que “los amigos del rey son enemigos de los sasovek”. Famét sostuvo el látigo por unos segundos, pero no pudo azotarlo, con lo que el rey ordenó a un guardia que lo hiciera, alegando que su amigo “tenía la mano rota”.

El sasovek vio como el pobre infante era azotado una, y otra, y otra vez, en medio de burlas y risas de la nobleza saktenia y, debido a un arranque de ira, blandió su espada y se la encajó al guardia por la espalda… todos quedaron estupefactos, viendo al cadáver del azotador en el suelo y los ojos brillantes de su asesino: Famét fue descubierto.

Él tuvo que correr a toda prisa para salir de la ciudad, y antes de conseguir llegar a la puerta norte, apareció Bakal acompañado de Himen-á; Bakal le imploró que regresase, y que convencería a la nobleza de que todo fue un malentendido. Sin embargo, Famét se negó, y siguió su marcha hacia el extenso bosque.

Famét y los nagenitas

Tras una semana de viaje sin rumbo, Famét llegó moribundo a Nagen’dok, una de las cuatro ciudades nagenitas, de la tribu de Genéa: ahí ayudó a Kalá, hija del líder del pueblo, a salir de un pozo en la que estaba atrapada. Kalá lo presentó ante su padre, quién lo recibió en su comunidad; a partir de ese momento, el antiguo noble saktenio se transformó en un humilde agricultor sasovek.

A sus 26 años, Famét contrajo matrimonio con Kalá, con la que tendría tres hijos, dos niños y una niña: Golet, Sotek y Marlen-á. Tiempo después del día de la boda, Famét empezó a cuidar de las aves del pueblo, que servían de mensajeras con las otras ciudades del clan y de la tribu.

En 1407 a.C., Famét viajó a la localidad nagenita de Teldúg, ubicada hacia el este de Nagen’dok; en esta ciudad realizó unos cuantos intercambios de bienes, pero también perfeccionó su sasovekdés, aprendió más sobre el dios Karál, y supo más sobre la promesa divina de que algún día todos los sasovek sería enviados a la tierra de promisión. En otoño ya estaba de regreso en casa.

El llamado de Karál

Famét estaba supervisando el vuelo de las aves (era el invierno de 1401 a.C.), cuando una de ellas perdió el curso y comenzó a dirigirse hacia el interior del bosque; él decidió seguirla, para evitar que se perdiera entre los árboles.

Procurando no asustarla, Famét caminaba lentamente hacia el ave, hasta que esta, en un abrir y cerrar de ojos, desapareció, dejando detrás una extraña esfera de energía flotante.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar